8 PASOS QUE DEBES CONOCER ANTES DE INICIAR LA REFORMA DE TU PISO

Antes de iniciar una reforma en casa, tienes que saber cuáles son las necesidades concretas de tú proyecto y determinar las soluciones para realizarlo. Tienes que elegir un buen diseño, materiales, colores etc.

Luego sin olvidar la contratación de profesionales, permisos de obra, presupuestos, aviso a tus vecinos (por si alguno no se ha enterado) y muchas cosas más.

A continuación, te indicamos 8 pasos a seguir para que inicies y termines tu proyecto con éxito y no desfallezcas en el intento.

PASOS PARA TENER EN CUENTA A LA HORA DE REFORMAR TU PISO.

Define un proyecto y fecha de inicio de obra.

Esto es de lo más importante, debes tener la idea clara desde el principio, para que la puedas transmitir al profesional que hayas contratado para ejecutar tu reforma y así ahorrarte en el futuro, dolores de cabeza, tiempo y dinero.

Planifica el día de inicio de obra y el día de fin de obra, toma en cuenta que en las obras siempre hay imprevistos y eso se traduce en tiempo y dinero, así que si trabajas déjate un par de días más dependiendo lógicamente del proyecto que tengas.

Elige materiales y mobiliario

La elección de materiales es muy importante sobre todo en el tema de garantías busca siempre marcas que tengan una buena trayectoria en el mercado. A parte del diseño y los colores, tienes que asegurarte que sean materiales adecuados para cada estancia, por ejemplo, para suelos de baños y cocinas que sean porcelánicos y antideslizantes para evitar accidentes.

El mobiliario tiene que ser de buena calidad ya que su uso es constante, por no decir diario, mira que los acabados sean estratificados de alta densidad, que los herrajes sean alemanes, que sean prácticos y fáciles de usar, etc.

Pide referencias y contrata a los profesionales

Si quieres que tu obra llegue a buen puerto contrata a un buen profesional, pide referencias, mira los comentarios de la gente, pregunta que tiempo llevan ejerciendo su actividad, porque la experiencia es un plus a la hora de resolver imprevistos que salen sobre la marcha.

Asegúrate de que sean empresas legales, que estén dados de alta en la seguridad social, que paguen impuestos. Así te podrán entregar una factura de su trabajo y tu tendrás un documento legal por si ocurre alguna incidencia en los dos primeros años lo que normalmente conocemos como garantía del trabajo realizado.

Asegúrate de tener el proyecto o permiso de obra

No se te ocurra iniciar la obra sin tener el permiso de obra sellado por tu ayuntamiento, si no lo tienes y te pilla la autoridad te paralizara la obra y te impondrán una sanción económica, además de pedirte lógicamente que tramites el permiso de obra.

Además, si tienes que tirar o levantar paredes tendrás que presentar un proyecto de un arquitecto o similar al solicitar el permiso de obra en tu ayuntamiento, lo que normalmente se conoce como permiso de obra mayor.

Prepara y protege el mobiliario de tu casa

Si hay alguna zona que no reformes en tu casa protégela, cierra las puertas pon un plástico, así te entrara menos polvo y si tienes mobiliario lo mejor es que lo guardes a buen recaudo en un trastero, en un guardamuebles o en alguna habitación que no vayas a reformar.

Si tienes suelos de madera o laminados tienes que protegerlos muy bien, protege las puertas, si tienes cuadros, adornos, vajillas y similares guárdalo todo. Lleva tiempo y trabajo, pero es lo que te recomendamos.

Inicia la reforma

Una ves que tengas todo preparado ármate de valor y a por todas, tienes que tomar en cuenta que habrá polvo, ruido, el timbre sonando a todas horas, gente que sube, gente que baja, llamadas.

Así que ten paciencia, y trata de estar tranquil@, porque serán unos días moviditos, si tienes alguna cosa que hacer que requiera mucho tiempo o concentración, trata de aplazarlo que no coincida con la obra, por ejemplo: si tienes un chico que está en exámenes finales no hagas obra en esos días.

Haz un seguimiento durante la reforma.

Pide al encargado que te explique el plan de obra, normalmente se empieza con los derribos, luego se hace la albañilería, cambio de ventanas, el alisado de paredes, la pintura y para el final se dejan los montajes de carpintería.

 Si no estás en casa por ejemplo pásate alguna tarde a ver como va la obra y así te vas dando cuenta como avanzan los operarios según el plan de obra establecido.

Comprueba que todo funcione bien al finalizar la obra.

Finalmente, cuando los obreros hayan terminado la obra, queda con el encargado para que te indique el funcionamiento de todas las instalaciones que han realizado y haz una comprobación de todo el material instalado.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *